La boda de Oli

lunes, mayo 13, 2019

Este domingo celebro mi primer aniversario de boda y a pesar de que me de mucha vergüenza hablar de cosas tan personales, de momento me lanzo a compartir los dos meses previos de aquel día 19 de mayo de 2018.

Lo normal o más habitual es que las parejas que deciden casarse se tomen entre año o año y medio para organizarlo todo. En nuestro caso, siempre he tenido bastante claro que no me apetecía pasarme un año con el monotema de la boda. Más que nada por mi salud mental y el de mi pareja. Conociéndome me hubiese pasado todo el año con una libreta metida en el bolso, haciendo mil y una capturas con el móvil de cosas o ideas que me gustasen y noches en vela imaginando el día de la boda.

Desde que decidimos casarnos hasta el día de la boda pasaron exactamente 69 días. Nuestro plan tampoco era tener tan poco margen, pero cuando se alinean las estrellas para que coincidan el sitio perfecto y tu fotógrafa perfecta, hay que lanzarse.

Desde que dijimos que nos íbamos a casar, sin aun saber donde ni cuando ni cómo, empezamos a barajar distintas opciones. Yo no me veía celebrando una boda al uso. Cuando me imaginaba mi boda lo visualizaba como algo más relajado y sencillo, en alguna finca, casa o terreno al aire libre. Si señora, siendo del Norte, con todo lo que llueve, siempre he querido una boda al aire libre. Cosa que parecía imposible y resulto no serlo tanto.


Tras un estudio de lugares posibles como casas rurales, finca de familiares... Nos dimos cuenta que la logística que suponía todo aquello era imposible de asumir. Lo que en mi cabeza era tan romántico y bucólico en la practica suponían mil quebraderos de cabeza. Yo me emperré en que quería celebrar la boda en la finca de unos familiares o en un terreno lleno de manzanos al lado de la casa pero nada más empezar a planearlo la idea hacia aguas por todas partes. ¿Y si llovía?, ¿los baños? ¿la comida? Por lo que a mi pesar, descartamos esta opción. Aunque parezca que la opción más sencilla tiene que ser la más fácil de llevar a cabo, resulta que no es así. Lo que aprendí esos meses es que lo mas fácil es subirte al carro de lo "normal". Todo esto hablando del mundo bodas, por supuesto.

Mientras, tenía trabajando a mis duendecillas (qué haría yo sin ellas) que se encargaron de llamar a distintos restaurantes y fincas pidiendo presupuestos y fechas libres. De este trabajo resultó que el Jardin de Barretaguren disponía de dos fechas libres para dos fines de semana seguidos en mayo. ¿en mayo? ¿Pero si eso es dentro de dos meses? 

Marta Etxebarria Photography

El primero de esos fines de semana la fotógrafa Marta Etxebarria,  tenía la fecha ocupada por lo que descartado. El segundo fin de semana teníamos comunión de dos primos así que descartado también. Pero, cosas de la vida, cambiaron la fecha de la comunión a una semana antes, quedándonos libre el sábado del 19 de mayo y fotógrafa disponible!

Antes de decidir nada, fuimos a visitar el Jardin de Barretaguren (que por cierto yo ya lo tenía fichado desde hacía mucho tiempo, pero al estar a casi una hora de nuestro pueblo, lo veía solo como un amor platónico). Nada más llegar al Jardín y hablar con el dueño de la finca, gracias a  todas las facilidades y disponibilidad que nos ofreció para poder organizar la boda en tan poco tiempo,  decidimos que aquel era el sitio en el que nos íbamos a casar. A 59 kilómetros y a dos meses vista.


Marta Etxebarria Photography

Marta Etxebarria Photography


Lo que vino después, fueron decisiones, decisiones y más decisiones sobre el catering, vestido, flores, ceremonia...  Pero al final de todo, logré casarme al aire libre, con un sol radiante (pese a la primera que tuvimos), en una finca en la que jamás imagine que pudiera casarme, y lo más importante de todo... ya lo sabes. 



Ya que me he puesto a escribir, podría seguir contándote detalles de aquel día, pero si te parece, y te apetece saber más, lo dejamos para más adelante.

¿Te gustaría conoces más detalles?


seguro que tambien te gustan

0 comentarios

¡Gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los post más leidos

También en Facebook

Lo que pineamos

¡Suscríbete! Prometemos no llenar tu correo de spam, y además, ¡es gratis!