2016/07/14

La vida en blanco

Si has ido siguiendo el blog los últimos meses, sabrás de sobra que estoy de obras en casa y que el color que he elegido para pintar las paredes es el blanco. Es una de las cosas que tenía más clara  incluso antes de comprar la casa. Aunque he de reconocer que en más de un momento he dudado de mi decisión (indecisa por naturaleza) por el, ¿y si no queda bien?  Tampoco han ayudado los comentarios de los gremios y de algún familiar que me dice, pero ¿todo blanco? ¿ni blanco roto?Gracias a Pinterest, con las preciosas casas que muestra y los comentarios de la gente pro-blanco, voy sintiéndome más segura sobre esta decisión. Dentro de un tiempo quién sabe si me dará la locura de pintar paredes con el roller que me regaló Moli o si decido poner algún papel, pero mientras tanto, blanco.

La gran ventaja que muestra tener unas paredes de color neutro es que combina con todo y puedes ir variando la decoración, gama de colores o incluso estilo simplemente cambiando la decoración, sin que te condicione ningún elemento. En la casa que estamos de alquiler, la habitación está pintada en color verde y crema, la entrada de rojo como la cocina, y el salón un crema claro, y aunque me encante la casa, sé que si fuese mi casa terminaría cansándome de estos colores. Soy de las que van cambiando las cosas de sitio cada cierto tiempo, para dar un toque nuevo a los espacios. Por lo que en mi caso, la mejor opción es tener un lienzo en blanco y adaptarlo cuando queramos.

Si hace unos meses te traíamos la edición de la vida en mint, hoy te traemos un poco de todo para que tu vida sea total white.





  Y ahora vamos a las compras...




¿Y tu? ¿Te quedas con el blanco?

3 comentarios:

  1. A mi me encanta el blanco!!! Hay gente que dice que es muy guarro, pero qué quieres que te diga... yo creo que al final, del roce y del paso de tiempo todos los colores son igual de guarros. Porque yo teniendo perro, ensucia la pared al apoyarse y da igual del color que sea!!! Que la marca la deja... Además piensa que cada X años (tres, cuatro o cinco) la casa se tiene que volver a pintar... así que para gustos los colores y como las tendencias cambian... pues cambias el color y listo!!! O no?? Yo estoy con ganas de pintar la casa, pero es de alquiler y tengo que hablar con la dueña porque ella no me dio la casa recién pintada, que los antiguos inquilinos dejaron también su huella... y no sé si a ella la corresponde costear algo o no, y para pedirla permiso porque llevamos ya tres años allí y se nota...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que al final con el tiempo las paredes van cogiendo color, manchas... da igual el color que sea. El único motivo de elegir uno u otro es el gusto de cada uno. Mi opinión es que le pidas permiso a la inquilina y por el coste del trabajo y ya que se trata de una mejora (consensúa un color con el propietario o dile que cuando lo abandones lo vuelves a pintar del color original) pidas una carencia o rebaja en el alquiler. Suerte!

      Eliminar
  2. Hola Oli&Moli!!

    Por fin saco un rato para pasarme por vuestro blog y ver las cosas tan bonitas que mostráis en él. Mil gracias por elegir mi ballenita y mi servilletero barquito en el post de los blancos... ¡Qué ilusión!

    A mí personalmente el blanco me encanta. Es cierto que dicen que es más sucio, pero yo creo que en realidad es más limpio: se mancha igual que todos los demás, sólo que en el blanco ves esa suciedad y puedes limpiarla. Yo lo apuesto todo al blanco (y al azul, claro!!)

    Un abrazo ultramarino!! :)


    Natalia

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!

Blogging tips
Blogging tips